archives

nutrición

Esta categoría contiene 17 entradas

DIETOTERAPIA.

La dietoterapia utiliza la relación entre alimentos y nutrición como herramienta para tratar enfermedades y trastornos relacionados con la alimentación. Las dietas terapéuticas suponen una modificación de la alimentación habitual, que responde a las características de cada paciente, para conseguir curar una afección, complementar un tratamiento farmacológico o servir de apoyo a otras técnicas de la Medicina Estética.
Tiene como objetivo restablecer los posibles desequilibrios bioquímicos a los que se enfrenta el organismo y que en ocasiones pueden alterar el bienestar físico. Estas dietas proporcionan la cantidad, frecuencia y calidad adecuada de micronutrientes para restaurar este equilibrio y mejorar los niveles de bienestar y salud. La dieta es además una importante herramienta para el control del peso corporal -su disminución, aumento o mantenimiento- y la lucha contra el envejecimiento.

Existen distintos tipos de dietas terapéuticas que se adaptan a las necesidades de cada paciente. Entre ellas se encuentran las dietas controladas en energía; las dietas controladas en glúcidos, en las que se eliminan los carbohidratos de absorción rápida; las dietas controladas en proteínas; las dietas controladas en lípidos; las dietas modificadas en sodio; y las dietas controladas en potasio.
En cualquier tratamiento de Medicina Estética hay que hacer una historia clínica detallada y aportar un consentimiento informado. Más información: Calle Cantereros nº 14 2º B Antequera 29200 Teléfono 952 70 27 51.

Madrid se convierte en la capital europea de la nutrición

El XI Congreso de la Federación Europea de Sociedades de Nutrición (FENS) reunirá por primera vez en España a los “mayores” expertos en nutrición quienes, durante el próximo mes de octubre, analizarán en la capital las conclusiones de las últimas investigaciones científicas llevadas a cabo nacional e internacionalmente, convirtiendo a Madrid en la capital europea de la nutrición.

Entre los temas más interesantes destacan los relacionados con la nutrición en las diferentes etapas de la vida, la alimentación intercultural, la función de diferentes nutrientes en la salud humana, o la valoración de marcadores biológicos que faciliten la detección de diversas situaciones nutricionales. Asimismo, el estudio de la obesidad cobrará especial relevancia en las mesas de debate y talleres, donde se analizará la sensación de saciedad, la obesidad durante el embarazo o su asociación con la genética.

Además, se tratarán temáticas como el papel de la nutrición en la prevención de diferentes enfermedades como el cáncer, accidentes cardiovasculares o enfermedades metabólicas y se ofrecerán pautas sobre el tipo de alimentación que se debe seguir ante intolerancias y alergias.

Por otra parte, la nutrición infantil también ocupará un espacio importante en el congreso con varias sesiones que analizarán las preferencias de alimentación en los adolescentes europeos o las grasas esenciales en el desarrollo de los menores, entre otras muchas. El programa incluirá también un gran número de debates sobre antioxidantes, alimentos funcionales, suplementación nutricional o el papel de la nutrición sobre el sistema inmune y los procesos inflamatorios.

El papel de la nutrición en el marco de una Europa rica en mestizaje cultural se contemplará en distintas conferencias, como el taller sobre políticas europeas para promover la alimentación saludable, el de Dieta Mediterránea, el análisis de la alimentación en los distintos continentes y la conferencia de clausura ‘Diversidad vs Globalización: la comida tradicional en el epicentro’.

Fuentes:seme.org

Clínica Ramón y Cajal·Calle Cantareros 14, 2º B·Teléfono 952 70 27 51

Los pacientes con cardiopatía isquémica que acumulan grasa abdominal duplican su riesgo de muerte

Los pacientes con cardiopatía isquémica que acumulan grasa abdominal tienen doble de riesgo de fallecer que aquellos que almacenan la grasa en cualquier otra parte del cuerpo, según un estudio realizado recientemente.
 
Los resultados han analizado los datos de 15.923 personas con enfermedad arterial coronaria, que han participado en cinco estudios alrededor del mundo.

Indican que quienes padecen esta enfermedad y a la vez sufren de obesidad central (medida a través de la circunferencia de la cintura y de la proporción entre cintura y cadera) corren el doble de riesgo de muerte. Esto, según destacan los investigadores, equivale al riesgo de fumar a diario un paquete de cigarrillos o tener niveles de colesterol elevado, sobre todo, entre los hombres.

Asimismo, los datos refutan la paradoja de la obesidad, un hallazgo desconcertante en muchos estudios, que muestra como pacientes con un índice de masa corporal (IMC) más alto y enfermedades crónicas como la cardiopatía isquémica tienen mayor probabilidad de sobrevivir que otras personas de peso normal.

Fuente: seme.org

La nutrición de la mujer durante el embarazo

La nutrición de la mujer durante el embarazo influye en el riesgo del niño a padecer obesidad años después

La nutrición de las mujeres durante el embarazo puede tener una gran influencia  en el riesgo de sus hijos de desarrollar problemas de obesidad varios años después, alterando su ADN, según un estudio internacional dirigido por la Universidad de Southampton.

Es la primera vez que se demuestra que la dieta de la madre, durante el embarazo, puede alterar el ADN del bebé a través de un proceso denominado cambio epigenético, que puede hacer que el niño desarrolle problemas de peso. Sobre todo, lo más importante es que este estudio muestra que sus efectos actúan con independencia de lo delgada o gorda que esté la madre y del peso del niño al nacer.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores midieron los cambios epigenéticos en cerca de 300 niños en el nacimiento y demostraron que estos predecían la obesidad que alcanzaría el niño a los seis o nueve años de edad. Lo que sorprendió a los investigadores fue el tamaño del efecto: los niños variaban en el nivel de obesidad, pero la medición de los cambios epigenéticos en el nacimiento permitió a los investigadores predecir un 25 por ciento de la variación.

Los cambios epigenéticos, que alteran la función del ADN sin cambiar su secuencia heredada de la madre y el padre, pueden también influenciar cómo una persona responde a factores del estilo de vida, como la dieta o el ejercicio.

“Este estudio indica que las medidas para prevenir la obesidad infantil deberían dirigirse a mejorar la nutrición de la madre y el desarrollo de su bebé en el útero.

Fuente: seme.org

Consejos Clínica Ramón y Cajal

Peso normal y peso ideal

El peso es un reflejo bastante adecuado del estado nutritivo de una persona. Su desajuste se traduce en excesos (lo más frecuente) o defectos (lo más raro) respecto de la normalidad. ¿Qué es el peso normal? Definimos el peso normal como el peso promedio de un sector de la población, expresado generalmente en relación a la altura. Las tablas de peso normal se adaptaron primero para varones y hembras, pero luego, viendo la diferencia que impone la constitución corporal -sobre todo en relación a la morfología, y por tanto al peso del esqueleto-, se adaptaron a la constitución individual, para personas delgadas, medias y robustas. Para no manejar tablas se han introducido fórmulas cuya aplicación nos da el peso normal de la persona de que se trate.

La más sencilla supone que el peso normal es la expresión en kilos de los centímetros con los que se sobrepasa el metro de altura. Para 1,70 metros, 70 kilos. Aquí no se introduce la constitución corporal, que si se incorpora en otras fórmulas más complicadas donde entra como valor el perímetro de la muñeca, una de las zonas donde es más apreciable una sección del esqueleto sin apenas aposición de partes blandas.

Con ello tenemos calculado el peso normal. Pero este peso medio de la población, ¿es el mejor para la salud? ¿Cómo podríamos confirmar qué peso corporal es el mas conveniente para llevar una vida sana?

La respuesta nos la da la estadística. Denominaremos peso ideal el que, siendo capaz de responder a las exigencias orgánicas, plantee los mínimos problemas cardíacos, de estática (columna) y de repercusión orgánica general, proporcionando el mejor estado de salud.

Pues bien, las estadísticas médicas, sobre todo las de las compañías de seguros de vida y de enfermedad, han calculado cuál es el peso que para cada altura supone la presencia de menos complicaciones físicas (enfermedades, muerte). Y tabulando este peso, resulta ser aproximadamente 4 o 5 kilos menos que las cifras correspondientes al peso normal.

Consecuencia importante para la salud: sea usted delgado. Procure mantenerse delgado. Sea mediante la práctica del ejercicio, la regulación dietética, o ambas cosas a la vez, consiga y continúe manteniendo el peso ideal, este peso de 4 o 5 kilos menos que el peso normal correspondiente a su talla.

Y, por otra parte, una consecuencia social: la mayor parte de la población está situada por encima del peso ideal correspondiente. Lo que indica que si se hiciera un esfuerzo colectivo por mantenerse en forma, redundaría en un aumento general del bienestar físico y en una disminución de la incidencia de enfermedades y de mortalidad.

No obstante podemos considerar que aunque el aumento de peso por encima del normal se puede calificar ya de obesidad, existe un sobrepeso y obesidad discreta o moderada cuando este exceso de peso no sobrepasa el 10 % del peso normal, mientras que el sobrepeso que supera este límite ya constituye una obesidad patológica.

Y así como el peso ideal, y aun el peso normal, aseguran un estado de salud correcto, la obesidad supone una duración de vida inferior a la de los sujetos de peso normal, y que además guarda relación directa con el grado de obesidad, así como una mayor incidencia de determinadas enfermedades, en especial diabetes, cardiopatías, afecciones hepáticas y vesiculares y otras muchas que son consecuencia de la acción directa dcl sobrepeso sobre el organismo: varices, afecciones de columna, artrosis, etc.

Interesa, pues, conocer y aplicar las técnicas que permiten mantener un peso normal y evitar el sobrepeso que constituye la obesidad. Con ello tendremos una buena salud, y podremos prevenir los principales problemas sanitarios.

Fuente: seme.org

A %d blogueros les gusta esto: