archives

láser

Esta categoría contiene 14 entradas

PELIGROS DEL LÁSER USADO POR PROFESIONAL NO MÉDICO.

Como alternativa a la tradicional depilación con cera, está la depilación con láser o fotodepilación que ha experimentado en los últimos tiempos un crecimiento notable de su uso. Este aumento de la demanda es debido en gran parte a que constituye un sistema rápido y eficaz de depilación y tiene un resultado duradero, en muchos casos definitivo.

Las grandes ventajas que ofrece este innovador sistema de depilación ha dado lugar a un incremento de la demanda en los últimos años siendo 2 de cada 10 las mujeres que deciden recurrir a esta técnica como método de depilación. Pero no son sólo la eficacia de sus resultados lo que ha contribuido al aumento de la demanda sino que la proliferación de centros de estética en los que se realizan este tipo de tratamientos también ha favorecido el acceso al láser.

Asimismo, la edad de las personas que acude a estos centros para aplicarse el tratamiento de depilación por láser ha disminuido siendo cada vez más jóvenes. Hoy día, en España, los usuarios de este tipo de técnicas se sitúan entre los 20 y 50 años. La eliminación del vello de forma permanente resulta muy atractivo para las adolescentes que además de resultados eficaces buscan precios competitivos. En centros de estética como peluquerías, salones de belleza… etc. es fácil tener acceso a la depilación por láser a un coste más bajo que en las clínicas especializadas.

Ante esta situación, médicos expertos de la Sociedad Española de Medicina Estética advierten de que un láser mal aplicado puede tener graves consecuencias como quemaduras en la piel, por lo que es importante que el usuario acuda a un centro especializado antes de someterse a este tipo de tratamiento. En este sentido, la Dra. Concha Obregón, vocal de la SEME señala que “el usuario de este tipo de tratamientos debe acudir siempre a un centro regulado, donde el personal empleado tenga la titulación y cualificación adecuada, que disponga de un seguro de responsabilidad civil y cuyos tratamientos se apliquen con productos autorizados”.

La creciente tendencia a utilizar estas técnicas por personal no médico y la aplicación de tratamientos de este tipo en centros no regulados, está dando lugar a que cada vez existan más casos de demandas de pacientes a estos centros que, además, no disponen de un seguro de responsabilidad civil hacia estos pacientes.

Riesgos que se pueden evitar

El uso incorrecto del láser en manos de personal no médico puede provocar importantes secuelas por quemadura (hasta de primer grado), que al principio hará una hiperpigmentación en la piel, pero que residualmente dejará una hipopigmentación residual; de manera que la piel podrá adquirir un aspecto blanquecino. La recuperación es de difícil solución, ya que si ha dañado al melanocito éste no tomará capacidad para repigmentarse.

Recomendaciones de la SEME

  • Los láseres que no sean tipo I y II (de cajeros, de bancos y punteros) han de ser controlados por un médico según la legislación de Cataluña.
  • Si los láseres son de baja potencia son ineficaces. Para ser resolutivos han de ser de alta potencia y por esa misma razón, deberían ser utilizados por un médico ya que éste podrá resolver un efecto secundario si se produce. Lógicamente al ser más potentes tienen más riesgos, aunque bien utilizados ofrecen resultados espectaculares
  • En cualquier tratamiento de Medicina Estética hay que hacer una historia clínica detallada y aportar un consentimiento informado. Más información: Calle Cantereros nº 14 2º B Antequera 29200 Teléfono 952 70 27 51.

Melasma: enfoque terapéutico

Las manchas oscuras que aparecen en las mejillas, el labio superior, la nariz, la frente o el mentón pueden ser un signo típico del melasma, una condición común de la piel que afecta principalmente a mujeres de entre 20 y 40 años.

El melasma es un aumento de pigmentación de la piel, más o menos en placas, debida a una hipermelanosis adquirida, generalmente simétrica. La etiología del melasma está relacionada con factores raciales y genéticos (es más frecuente en asiáticos y en hispanos), con la exposición solar, ingesta de fármacos fotosensibilizantes y con factores hormonales como el embarazo, la ingesta de anovulatorios o la hiperprolactinemia.

El melasma causado por contraceptivos orales suele ser más resistente que el causado por embarazo. Las lesiones pueden aparecer a los 1-7 años de haber empezado el tratamiento de la contracepción y la extensión de las lesiones no se relaciona con el tiempo de ingesta de anovulatorios.

Con la aparición de los sistemas fotolumínicos para el tratamiento de las lesiones pigmentarias pareció hallarse un camino definitivo para su resolución, solos o en combinación con los métodos clásicos de despigmentación como los peelings.

Sin embargo la experiencia ha demostrado que estos nuevos y sofisticados sistemas, tan útiles en otro tipo de lesiones pigmentarias, han fracasado manifiestamente en el tratamiento del melasma. Para acercarnos a una vía terapéutica eficaz debemos conocer el complejo camino de la síntesis de la melanina, para desde ahí, organizar una ruta de tratamiento eficaz. En las zonas delicadas, por difícil acceso o por requerimiento estético especial, hemos de poner especial cuidado en la forma de la aplicación del tratamiento.

Fuente: seme.org

Materiales de relleno

Es una técnica que consiste en la inyección local de distintos productos con efecto masa, con el fin de corregir una depresión, cicatriz, surco, arruga o, simplemente, aumentar el volumen de la zona inyectada (labios, pómulos, mejillas o mentón). Los materiales pueden ser reabsorbibles (colágeno, gel de agarosa, ácido hialurónico, hidroxiapatita cálcica y ácido poliláctico) o no reabsorbibles (metracrilato, poliacrilamida y polialquilamida).

Cada producto tiene características diferentes que les hacen más o menos apropiado para determinada zona o característica del paciente. Este tratamiento requiere muy pocos cuidados: durante algunos días hay que aplicar protección final y no se puede usar maquillaje o cremas. Sí que se puede poner frío sobre la zona tratada, así como pomadas contra los hematomas.

El resultado final no se puede valorar inmediatamente, sino pasado cierto tiempo. Los efectos secundarios suelen ser muy leves: inflamación, pequeños hematomas y, excepcionalmente, rojeces y pústulas (espinillas). No obstante, en ocasiones, pueden aparecer granulomas, es decir, bultitos, por reacción del cuerpo contra el producto inyectado.

Consulte sin compromiso:

Clínica Ramón y Cajal

Calle Cantareros 14, 2º B Teléfono 952 70 27 51

Tratamientos Clínica Ramón y Cajal

Resurfacing

Es la denominación del tratamiento de rejuvenecimiento cutáneo con láser. Se utiliza para eliminar arrugas profundas y lesiones cutáneas (sobre todo hiperpigmentaciones y manchas) en casos de envejecimiento importante. Se aplica en toda la cara o en zonas específicas, como la peribucal o la periocular.

El resurfacing es ablativo cuando se utilizan láseres de CO2, Er-YAG o la combinación de ambos, a fin de conseguir una ablación completa de la piel. Los resultados son muy buenos si la técnica es utilizada por médicos expertos y los cuidados posteriores son los adecuados. Sus inconvenientes son que precisa anestesia y que el postoperatorio es largo y difícil, con cuidados que deben aplicarse correctamente para evitar hipo o hiperpigmentaciones y cicatrices.

Actualmente ha aparecido un tratamiento que combina láser y luz y no es tan agresivo, denominado resurfacing no ablativo. Se realizan varias sesiones para eliminar verrugas y manchas y estimular la producción de colágeno. Normalmente no requiere anestesia y la recuperación es muy rápida y no dolorosa. También requiere el uso de fotoprotección total durante todo el tratamiento.

 

Tratamientos Clínica Ramón y Cajal

Arrugas de expresión

Son consecuencia de los movimientos expresivos faciales y se van acentuando con el paso de los años. Se localizan en la frente, el entrecejo, la zona externa de los ojos (patas de gallo), dorso de la nariz, alrededor de la boca (código de barras), surcos nasogenianos y comisuras bucales.

El tratamiento idóneo para corregir las arrugas de la glabela es la inyección de toxina botulínica en cantidades mínimas, ya que relaja los músculos cuya contracción son la causa de la aparición de estas arrugas. El resultado es un rostro más relajados y sin arrugas, en definitiva, más joven.

 

La toxina actúa de forma selectiva y relaja la expresión del rostro. Si se aplica correctamente, el rostro no pierde expresividad. Su efecto se muestra a los tres días, aproximadamente de haber sido inyectada. Su duración oscila entre los cuatro y los seis meses, por lo que es necesario someterse al tratamiento dos o tres veces al año.

A %d blogueros les gusta esto: